Los restos más antiguos -según algunas versiones- de navegación, se han encontrado en el Mediterráneo. Casualmente, como suele ocurrir, se han descubierto en la playa chipriota de Nissi, los restos de lo que pudo ser un campamento de marineros procedentes de las costas de Siria.

 Precisamente fue el arqueólogo Albert J. Ammerman, de la Universidad Colgate en Hamilton, Nueva York, quien estando de vacaciones con su familia en ese lugar, encontró restos de pedernal. Ello supone la primera evidencia de viajes por mar de larga distancia en el Mediterráneo, mucho antes de Ulises.

El Sr. Ammerman, que encontró fragmentos similares en otro lugar de la costa oeste de Chipre, en la península de Akamas, denominado Aspros, presentó un análisis preliminar de su hallazgo en Philadelphia. Según The Times, este análisis preliminar, incluyendo abundante herramientas de piedra, comparables en estilo a las fabricadas en el continente, sugieren que hubo gente que realizó viajes estacionales desde Siria y Turquía a la isla de Chipre, posiblemente hace ya 12.000 años. Según Pavlos Flourentzos, director del Departamento Chipriota de Antigüedades, “permanece en el ámbito de las conjeturas la razón de que estos antiguos marineros se aventuraran mar adentro, mucho antes de que lo hiciera el héroe épico Ulises, que hablaba de las aguas del océano, “obscuras como el vino”.

Estos serían viajes muy osados, de al menos 50 millas mar adentro, y a veces el doble de distancia, en un tiempo en que Chipre no tenía una población permanente, y los marineros solían costear o navegar con la tierra siempre a vista. Ammerman ha afirmado que los dos campamentos descubiertos han proporcionado “buenas evidencias de los primeros viajes a través del Mediterráneo y de una creciente movilidad de la gente hacia finales de la Edad de Hielo y los comienzos de la agricultura en Oriente Medio”. Los arqueólogos intentaron hasta ahora, sin éxito, descubrir yacimientos arqueológicos en la isla. Ammerman manifiesta que su equipo emplea nuevos métodos de “arqueología medioambiental” en su búsqueda, y que esas prácticas le han ayudado en su descubrimiento.

Futuras excavaciones durante este año se centrarán en hallar restos de carbón y de huesos para su examen por radiocarbono. Alrededor del 8.250 antes de Cristo, que es cuando se piensa que los primeros pobladores echaron sus raíces ahí, hay evidencias de viajes cruzando el Mediterráneo, incluyendo hallazgos de obsidiana importada, posiblemente de lo que es ahora Turquía.

OTRAS VERSIONES:

-Descubiertas en Egipto las embarcaciones más antiguas descubiertas- Gran cantidad de tablones de madera, sogas y contenedores para barcos han sido encontrados en una serie de cavernas cerca del Mar Rojo, e identificadas como partes de los barcos marineros más antiguos jamás descubiertos. Estos hallazgos evidencian que los antiguos marineros egipcios navegaron por aguas oceánicas al menos hace 4.000 años, en viajes que abarcaron unos 1.600 km. Previamente, los restos de barcos marineros más antiguos databan de hace 1.300 años a. de C., y sólo se habían encontrado pequeños fragmentos.

Estos barcos recientemente hallados transportaron a navegantes enviados a obtener incienso y otros valiosos productos de un misterioso lugar denominado “Tierra Divina” o “Tierra de Punt”. “Es muy emocionante”, afirma Steven Snape, un egiptólogo de la Britain University de Liverpool, que no ha estado involucrado en esta investigación. Hasta ahora se sabía que los egipcios visitaron la tierra de Punt, pero ha habido grandes polémicas entre los historiadores acerca de si lo hicieron por tierra o por mar. “Parece como si construyeran los barcos a base de piezas montables y desmontables (como un “kit”); transportasen las piezas a través del desierto, las montaran en la costa, navegaran hacia Punt y tras retornar, abandonaran las naves desmontadas nuevamente”, afirma Snape.

-Antiguos astilleros y varaderos-

Frecuentemente se considera a los antiguos egipcios como un pueblo ribereño del Nilo, capaces de navegar con barcas de pequeño calado y transportando por el río prácticamente de todo: desde al mismo faraón hasta los más variados materiales de construcción, corriente arriba o abajo. Pero periódicamente, los faraones parece que enviaron a miles de soldados cruzando las tierras prohibidas del desierto, situadas al este del Nilo, hasta llegar a un puerto temporal situado junto al Mar Rojo. LA NAVEGACION MASANTIGUA B

Este puerto se encuentra en la localidad actualmente conocida con el nombre de Wadi Gawasis, a unos 21 km al sur de la actual ciudad de Port Safaga. La situación del antiguo puerto se conoce desde hace un tiempo, pero anteriores excavaciones llevaron a la conclusión de que no había esperanza de encontrar barcos sumergidos en las aguas a poca distancia de la costa. “Hay demasiada arena como para drenarlo todo”, afirma Cheryl Ward, un antropólogo de la florida State University en Tallahassee. Después, en el pasado mes de diciembre, Ward y otros arqueólogos, trabajando en este sitio, encontraron piezas de embarcaciones en un conjunto de seis cavernas.

Las tropas egipcias probablemente excavaron adrede cuevas en riscos cubiertos de arena para usarlas como almacenes y talleres. Los tablones de madera de las embarcaciones retiradas del uso fueron aprovechados como material de construcción para las cavernas. No hay ninguna duda de que estos tablones formaron parte de barcos que navegaron por el océano, afirma Ward, porque muestran daños provocados por un tipo de molusco denominado broma o taraza (moluscos bivalvos de la familia de las teredinidae, del género Teredo), cuyas conchas actúan como instrumento para perforar y raer la madera a la que se asen), que sólo vive en aguas saladas.

La extensión de los daños provocados por estos moluscos prueba que los barcos tuvieron que estar en agua marina durante varios meses, tiempo suficiente para realizar un trayecto de varios miles de kilómetros. Tras utilizar estas cavernas-almacén-taller los egipcios cerraron cuidadosamente todo, como una base militar en la reserva. Y eventualmente, los marineros dejaron de utilizar este lugar. ¿Dónde se encuentra Punt? Los hallazgos de Wadi Gawasis están revelando detalles de cómo se ensamblaron las piezas de las embarcaciones.

“Tendrían el aspecto de las barcas que navegaban por el Nilo, pero a escala mayor”, afirma Ward. Los barcos estaban construidos mediante un tipo de ensamblaje conocido como empalme de mortaja y espiga, semejante a la clavija y enchufe eléctricos, lo que les permitía ser transportados a través del desierto, en piezas, para ser luego montadas en el puerto. De inscripciones halladas en otros lugares del conjunto de Wadi Gawasis se desprende que 3.700 hombres transportaron tablones a través del desierto para construir una verdadera flota de 5 ó 6 barcos al mismo tiempo.

Además de los restos de embarcaciones, las cavernas contenían contenedores con inscripciones que revelan que Punto había sido el lugar de destino. Nadie sabe dónde estaba Punt, pero es probable que la tripulación navegara costeando, más bien que penetrando, en el océano abierto durante mucho trecho. Lo que sí es cierto, es que recorrieron grandes distancias para obtener los productos que buscaban. En momentos posteriores de su historia, los egipcios llegaron hasta el África ecuatorial para obtener huevos de avestruz y pieles de animales.

Es probable que Punt corresponda a un lugar en la actual Etiopía o Yemen. Otros investigadores de la Universidad de Boston y de Nápoles están escudriñando la costa del Mar Rojo para hallar más restos de barcos egipcios que puedan dar más pistas acerca del destino de estos antiguos navegantes.

Fuentes: http://www.timesonline.co.uk http://www.colgate.edu http://news.nationalgeographic.com

* * * * * “Algunas personas sueñan con el éxito... mientras otras se despiertan y trabajan duro para lograrlo”. -Anónimo-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar