Nueva Acrópolis Gandia, sin dejar de lado que la filosofía no es aburrida y nos enseña a tomar con humor las cosas, quiere otro año más desear que se cumplan vuestros sueños. ¡Feliz Navidad!

¡Feliz Año Nuevo!

Sobre todo, que el espíritu navideño perdurase todo el año...

¡Eso sí que sería maravilloso!

"Si Dios manda en mí, no estoy sujeto a cosa mortal" (Sófocles).

Eclecticismo

Se llama Eclecticismo a la posición filosófica que, sin objetar a priori cosa alguna, las analiza y contempla, las compara y relaciona, a fin de buscar las mejores, para destacar finalmente la más calificada como digna de aceptación.

Esta definición clara y concisa es frecuentemente olvidada en el uso vulgar del vocablo y en la interpretación superficial del concepto.

Así, suele entenderse por “actitud ecléctica” la de los pusilánimes e indecisos.

Para ellos, “eclecticismo” es bizantinismo dialéctico y diálogo en redondo, sin arribar ni arriesgarse jamás a una definición fecunda.

Si a uno de estos cultores del falso eclecticismo se le enfrentase con dos personas, una que afirmase que dos más dos son cuatro, y otra que sostuviese que dos más dos son seis, saldría del paso insinuando que dos más dos bien podrían ser cinco.

Tímidos y abúlicos, fundamentalmente egoístas, no se arriesgan en la defensa de lo cierto, aunque son proclives a la crítica destructiva de todas las aseveraciones, por lógicas que sean.

Hoy, más que en otras ocasiones históricas, hace falta un verdadero eclecticismo, con escasa silogística y solera conceptual.

En las cosas fundamentales, un artificial y cómodo “centrismo” suele ser una actitud de cobardía y una muestra de ignorancia. El sentido común nos dicta que nadie acepta un automóvil que funcione a veces, un huevo medianamente fresco, un reloj que en ocasiones adelante y en otras atrase.

Para las cosas importantes urge definirse: se está vivo o se está muerto; se ama o no se ama; es de día o es de noche.

El eclecticismo no comprende la indefinición en menoscabo de la realidad. El eclecticismo, si es verdadero, es un acceso a la verdad; y una vez descubierta esta verdad se la debe mostrar, afirmar y proclamar, pese a quien pese y caiga quien caiga.

Eclecticismo no es la eterna duda cartesiana, sino la laboriosa afirmación platónica; no es la angustia de Kafka, sino la voluntad de ser de Schopenhauer; no es la contemplación abúlica y descomprometida sino la historicidad de la juventud que sabe por qué vive y por qué muere.

Cuando el Nuevo Testamento rechaza a los tibios, sabe por qué lo hace. El agua caliente cocina los alimentos; la fría calma la sed; pero la tibia sólo sirve para fomentos y lavados de estómago.

En este mundo conflictivo en donde el materialismo arremete contra todo lo digno y bueno, los falsos eclécticos son sus colaboradores más temibles, pues con sus posturas atentan contra las fuerzas de la verdadera filosofía y del verdadero eclecticismo.

Logotipo 50 Aniversario

Debemos ser eclécticos, pero de los verdaderos, de los activos buscadores de la verdad; de ésos que, cuando la encuentran, la descubren y la proclaman sin concesiones a la pobreza intelectual, a la conveniencia ni a la moda.

Por Jorge Ángel Livraga R.

 




Taller de Filosofía Práctica:

Se trata de una actualización de los conocimientos tradicionales, una enseñanza formativa que, a la manera del humanismo clásico, relaciona Ciencias, Artes, Religiones y Filosofías de manera comparada, permitiendo la vía de la investigación para descubrir las leyes de la Naturaleza y del Hombre.

Curso práctico de introducción en 14 lecciones...

¿Es difícil?
¡No es verdad!

¿Es para pocos?
¡No es verdad!

¿No sirve para nada?
¡No es verdad!

¡Es fácil, porque es natural, como el respirar!

¡Es para todos, porque casi todos nos preguntamos el por qué de las cosas!

¡Es útil, porque nos ayuda a encontrar las respuestas necesarias!

¡Es sencillo y concreto!

1) Yo y mis yos (máscaras)

- Mi personalidad
- Mi estilo de vida
- Qué siento
- Qué pienso
- Qué hago
- La felicidad

2) Yo y los demás

- La convivencia humana
- La solidaridad
- La educación
- Tipologías humanas: comprenderlas para entender
- Conocer al otro
- Conocerme a mí mismo

3) Yo y el tiempo

- Las edades de la vida humana
- La edad de la Humanidad
- Las leyes de la Vida
- Mitos de ayer y de hoy
- Punto de partida y punto de llegada

Proponemos estudiarlo para poder comprender.
Proponemos comprenderlo para poder vivirlo...
Proponemos vivirlo para poder aplicarlo...
¡Es decir, que sea práctico!

Grupos y Horarios:

* Las clases se desarrollan en grupos reducidos, fomentándose el diálogo y las preguntas.

* El curso dura 30 horas aproximadamente, a razón de dos horas semanales en horario de tarde o sábados por la mañana inclusive.

* Próximo inicio del taller de humanidades:
El miércoles, 12 de diciembre a las 19:30 horas.

* Información de los talleres y de mucho más en el Telf.: 680.26.38.94.

Fuente:
http://www.gandia.nueva-acropolis.es/
http://www.nueva-acropolis.org.es/gandia
* * * * *

"Nada corre tanto como la calumnia, nada se lanza con más facilidad, se acoge con más presteza y se difunde tan ampliamente"

(Cicerón).

 

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar