Las recientes fotografías nos dan otra imagen del Planeta Rojo. Son nuevas imágenes para una muy antigua: la de Marte, el Dios de la Guerra.

Desde hace milenios, el Dios que da nombre a este cuerpo celeste es parte de nuestra cultura.

¿Apoyan estos descubrimientos los viejos simbolismos?

Antiguas enseñanzas sobre este dios nos dicen que Marte es más antiguo que la Tierra; y que su estado actual es de “oscuridad, de adormecimiento”.

Nuestra investigación moderna afirma que no existe en él vida manifestada, que no tiene agua ni tampoco mares, excepto alrededor de los polos, y únicamente durante la estación estival.

Una excesiva “vejez” ha modificado a este planeta -al igual que a Venus- hasta tal punto que los humanos no podrían vivir en él.

El color es ocre y azul-verde, matices de la vegetación, pero el predominio general del ocre reafirma la avanzada edad.

Su movimiento alrededor del Sol es tal forma que muestra constantemente ante él la misma semiesfera, que recibe luz y calor.

La otra mitad no recibe ni el más insignificante rayo: sobre uno de los 'lados' reina un día 'eterno', acompañado de un intenso calor, y sobre el otro impera una noche glacial al más alto grado.

Como curiosidad, añadir que Marte está asociado con el noveno Sephirot de la Kábala, llamado Yesod, y la letra Teth. 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar