Los valores entran con fuerza en los programas educativos. Técnicas pedagógicas como la "asamblea" o la "silla de pensar" profundizan en la necesidad de autocrítica y en el respeto hacia los demás.

Dos centros públicos, seis concertados y veinte guarderías ya lo hacen. Apenas tienen tres años y ya conocen el significado de "responsabilidad", "solidaridad" y "austeridad". Los nuevos métodos pedagógicos, que ya se aplican en Primaria y ESO, se están introduciendo poco a poco en las escuelas infantiles de la zona centro y la avenida Giorgeta, de Valencia. El mentor es uno de esos Quijotes que pueblan el siglo XXI: D. Vicente Barberá, un inspector educativo y profesor de Teoría de la Educación en la Universidad de Valencia.

"Tenemos grupos de trabajo en los que vamos analizando la marcha del programa, incluso con padres", señala. Se trata de introducir en las unidades didácticas de los pequeños sencillas explicaciones sobre estos valores, de tal forma, que los integren en su vida diaria y en sus relaciones con los demás. En la asamblea, la profesora muestra fichas sobre los valores. "Les hacemos que se ayuden unos a otros a ponerse o quitarse el babero, a dar de comer al compañero, y tratamos en clase fichas sobre lo que está bien y lo que está mal", explica la profesora de la Escuela Infantil Giorgeta. Por ahora, ya hay 20 "coles" que lo hacen y unos ocho centros públicos y concertados. "Pero va a ir a más".

UNA ENCUESTA PARA LOS PAPÁS:

Lo primero que hizo el inspector Barberá fue una encuesta que las escuelas pasaron a los padres. En ellas se les pedía que ordenaran, de un grupo dado de valores, aquellos que eran más importantes para ellos dándoles una puntuación del 0 al 5. Aunque los resultados todavía no están, es la "responsabilidad" el más valorado. "Con ella todo lo demás está ganado".

EL TRIPARTITO EDUCATIVO:

La educación de los hijos es cosa de tres: el niño, la escuela y la familia. Las reuniones son continuas para implicar a los padres. Una de las actividades más aplaudidas es Peluso: un conejo marioneta al que despiertan cada día, visten y siguen su evolución en las unidades didácticas. Los fines de semana se lo lleva un niño a casa y va rotando.

EL LIBRO VIAJERO Y LAS ACTIVIDADES EN CASA:

Se trata de un álbum que cada fin de semana está en casa de un niño. Junto con sus papás pegan fotos y cuentan cómo ha sido su vida hasta ahora, sus aficiones...

LA SILLA DE PENSAR "LA AUTOCRÍTICA":

Cada vez que un pequeñ hace algo mal (léase, pegar a un compañero o no ayudarle, no cuidar bien el material...) se sienta en la "silla de pensar". ¡No es un castigo! En ella debe reflexionar en silencio sobre cuál ha sido su comportamiento y cómo resolverlo. También hay un encargado de equipo semanal que cuida de los materiales.

UNA ASAMBLEA PARA CONTAR "CUITAS Y ALEGRÍAS":

Cada mañana y después de almorzar, los niños se sientan en círculo y hacen una asamblea. Allí cuentan lo que hicieron el día anterior, lo que les preocupa y lo que les gusta; y opinan sobre lo que cuentan sus compañeros... ¿Quién ha dicho que los niños no nos pueden enseñar...?

Fuente: Qué! -Valencia

* * * * * "La mayor alabanza que se puede hacer de una persona es compararla con un niño". -Stefan Zweig-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar