"Una adicción imperceptible, pero no por ello, menos dañina".
En vano, trato de esquivar ese balón diario que nos intentan colar o verter desde la telebasura, un

queramos o no queramos, ahí está siempre dispuesto a clavarnos un tanto al menor descuido, a la menor ocasión.

En un momento de nuestra pasada historia, aunque no tan lejana, se decía que la religión era el "opio" de los pueblos. Así mismo, recuerdo que en mi niñez, personas que no estaban muy de acuerdo con los que gobernaban en aquellos momentos, protestaban enérgica aunque "tapadamente" por la nueva "religión" imperante: el balompié (fútbol), ya que decían que era una maniobra continuada para tener entretenido al pueblo y desviar su atención de los problemas reales.
 
Y es ahora cuando surgen mis preguntas: ¿estamos viviendo, en esta supuesta época tan "avanzada" a todos los niveles, un nuevo ciclo de oscurantismo?
¿Existe un pacto, quizás encubierto, por parte de algunos medios de comunicación para que nuestras mentes lleguen a un estado de "encefalograma plano", con espacios y programas televisivos que, supuestamente, elegimos "libremente"? ¿No puede haber algo más en la televisión que partidos y programas vomitivos? ¿Es esto lo que realmente queremos ver? ¿Somos tan libres como nos quieren hacer creer?

Dina Cohen


MANIFIESTO CONTRA LA TELEBASURA

1. El termino "telebasura" viene dando nombre, desde la pasada década, a una forma de hacer televisión caracterizada por explotar el morbo, el sensacionalismo y el escándalo como palancas de atracción de la audiencia.
La telebasura se define por los asuntos que aborda, por los personajes que exhibe y coloca en primer plano y, sobre todo, por el enfoque distorsionado al que recurre para tratar dichos asuntos y personajes.

2. Los promotores de la telebasura, en su búsqueda de un "mínimo común denominador" capaz de concitar grandes masas de espectadores ante la pantalla, utilizan cualquier tema de "interés humano", cualquier acontecimiento político o social como mera excusa para desplegar lo que consideran elementos básicos de atracción de la audiencia: sexo, violencia, sensiblería, humor grueso y superstición, en muchos casos de forma sucesiva y recurrente dentro del mismo programa.
Bajo una apariencia HIPÓCRITA, la preocupación y denuncia de los programas de telebasura se regodean con el sufrimiento, con la muestra mas sórdida de la condición humana, con la exhibición gratuita de sentimientos y comportamientos íntimos. Desencadenan una dinámica en la que el circense "mas difícil todavía" anuncia una espiral sin fin para sorprender al espectador.

3. La telebasura cuenta, también, con una serie de ingredientes básicos que la convierten en un factor de anticulturización y desinformación, así como en un obstáculo para el desarrollo de una opinión pública libre y fundamentada:

- El reduccionismo, con explicaciones simplistas de los asuntos más complejos, fácilmente comprensibles, pero parciales o interesadas. Una variante de este reduccionismo es el gusto por las teorías conspiratorias de no se sabe qué poderes ocultos, que en muchos casos sirven de coartada a determinados personajes y grupos de presión en su labor de intoxicación.

- La demagogia, que suele presentar todas las opiniones como equivalentes por sí mismas, independientemente de los conocimientos sobre los que se sustentan o de sus fundamentos éticos. A ello contribuye la realización de supuestos debates y encuestas, que no son sino simulacros de los verdaderos debates y encuestas, y que, lejos de arrojar luz sobre los problemas, contribuyen a consolidar la idea del "todo vale".

- El desprecio por derechos fundamentales como el honor, la intimidad, el respeto, la veracidad o la presunción de inocencia, cuya conculcación no puede defenderse en ningún caso apelando a la libertad de expresión.
Este desprecio desemboca en la realización de "juicios paralelos", en el abuso del amarillismo y el escándalo, en la presentación de testimonios supuestamente verdaderos, pero que, en realidad, provienen de "invitados profesionales". Y, por supuesto, en el apoteosis de una televisión de la trivialidad, basada en el protagonismo de los personajes del mundo rosa y gualda, cuyas nimiedades y conflictos sentimentales, tratados desde el más descarado amarillismo, son otro de los ingredientes de esta infecta salsa.
El problema es todavía mas sangrante cuando este tipo de contenidos se difunde a través de las televisiones públicas, cuya obligación moral y legal es suministrar productos ética y culturalmente solventes (aunque no estén de moda).

4. La telebasura no ha inventado nada: el halago fácil al espectador, el gusto por el sensacionalismo vienen de muy antiguo. Pero en la actualidad, la enorme influencia social de los medios de comunicación de masas agranda de forma exponencial los efectos negativos de este tipo de mensajes.
La telebasura se encuentra hoy en un momento ascendente de su ciclo vital. Es como un cáncer, cuya metástasis tiende a invadirlo todo, o quizás como un virus informático, que contamina lo que toca y acaba por impedir el mantenimiento o la aparición en las parrillas televisivas de otros modelos de información más respetuosos con la verdad y con el interés social.

5. Ha llegado el momento de que todos los agentes implicados en la actividad televisiva tomen conciencia de su responsabilidad ante la telebasura, que por supuesto varía en importancia, según la capacidad de cada uno de condicionar las reglas del mercado.
Responsabilidad, por tanto, de los poderes públicos, de las cadenas, de los anunciantes. Responsabilidad de los programadores y de los profesionales. Y responsabilidad, también, del ciudadano, que aun sin dejarse engañar por la falacia del "espectador soberano", que por su mero dominio del mando tiene la capacidad de modelar la oferta, debe saber que su decisión de ver un programa no está exenta de consecuencias, ni para su propia dignidad ni para el propio mercado televisivo.

En la televisión nos enfrentamos con un fenómeno social complejo articulado en grandes compañías, de cuya objetividad es lícito discrepar. Detrás de los medios de comunicación existen intereses, poderes y modelos sociales e ideológicos. Por tanto, cuestionar su objetividad y preguntarse el por qué de determinadas insistencias en un tema mientras se ignoran otros es una forma de empezar a comprender críticamente los mensajes televisivos.

6. Por todo lo anterior, queremos manifestar nuestro rechazo y preocupación ante la telebasura, y exigimos, como garantía de control social en una sociedad democrática, tanto la elaboración de un código ético de regulación de los contenidos televisivos como la constitución de un Consejo Superior de los Medios Audiovisuales, en los términos en los que fue aprobado por la mayoría de los grupos parlamentarios en la anterior legislatura.

Fuente: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
        http://www.realidadliteral.net

* * * * *
"Porque tienen de su parte mucho poder las mentiras, cuando se hacen pasar por verdades"
(Calderón de la Barca).

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar