Día 5 de Junio celebración Internacional del Medioambiente.

"…Un solo átomo contiene todos los elementos de la Tierra.

 

Un solo movimiento del espíritu contiene todas las leyes de la vida.

En una sola gota de agua se encuentra el secreto del inmenso océano

Una sola manifestación de ti contiene todas las manifestaciones de la vida".
-Khalil Gibran-

Agua: Símbolo de Universalidad

¡El agua es vida!

La superficie de la tierra es un 70 por ciento de agua.

Nuestro cuerpo está compuesto por un 70 por ciento de agua.

Los alimentos son una fuente rica en agua.

¡El agua es energía!

El agua responde a nuestros pensamientos y emociones.

El agua es un camino de unión entre pueblos y regiones.

Es germen de civilización y fuente de cultura.

El agua es de importancia vital tanto en la actualidad como para futuras generaciones.

El agua en tanto elemento líquido no tiene forma propia sino que se adapta al perfil de la tierra por donde discurre, o a la forma del recipiente que la contiene.

Aproximadamente el 70% del peso corporal está compuesto por agua. En los vasos sanguíneos se deposita un 4,5% -agua plasmática- y el 16% del peso del cuerpo se encuentra en el agua extracelular.

El organismo está sediento de esta sustancia pura, recicla cada 24 horas el equivalente aproximado a 4.000 vasos de agua para que las funciones fisiológicas se mantengan en su estado normal y utiliza entre 6 y 8 vasos del total de agua que hay en el organismo.

Aproximadamente el aparato urinario absorbe un litro, las heces cien milímetros y los pulmones ochocientos milímetros diarios.

El agua es el primer nutriente que el cuerpo necesita.

Genera energía, disuelve los minerales, las proteínas, las vitaminas hidrosolubles, y otros componentes solubles en la sangre.

El agua transporta los nutrientes y los distribuye por la sangre a todas las células del cuerpo, contribuye a la disolución de los alimentos en el intestino y elimina los desechos por medio de la orina.

El agua se asocia con las emociones

La palabra “emoción” proviene de “movere”, anteponiendo la letra “e”, significa “hacia fuera” o como dice John Bradshaw “energía en movimiento”.

Se puede imaginar al cuerpo como un recipiente de barro que da forma al agua y las emociones son la esencia líquida que circula por él.

La naturaleza del agua es similar a la emoción, es movimiento y es fluir.

"El agua humedece y se filtra hacia abajo" dice Shui Yue Run Xia.

Para la Medicina Tradicional China el elemento agua se asocia con el riñón-vejiga, la emoción del miedo, la estación de invierno, el frío, el sabor salado, el color negro-azul.

Investigaciones relacionadas con el agua:

Las emociones, los pensamientos, los sonidos y su relación con la estructura molecular del agua.

El investigador japonés Masaru Emoto, nació en Yokohama (Japón) si bien en un principio estudió Arte y Comunicación Internacional, se interesó por el estudio del agua y afirma que la voz, los pensamientos y las emociones humanas pueden alterar su estructura molecular.

En 1994 Masaru Emoto tomó muestras de agua de una fuente de agua pura situada en su país, congeló unas pocas gotas, las examinó bajo un microscopio electrónico de campo oscuro y las fotografió.

Una vez reveladas las fotografías mostraron un hermoso hexágono cristalino parecido a un copo de nieve.

Emoto después tomaría agua de un río contaminado, la congeló, fotografió unas gotas y comprobó que la imagen que aparecía en ellas era, algo completamente desestructurado, como un turbio patrón sin forma reconocible.

Masaru Emoto explica: "El agua no sólo almacena información sino también sentimientos y conciencia, reaccionando a cualquier mensaje.

Toda la información que alberga la estructura se hace visible cuando se fotografía una gota de agua en estado de congelación".

Sus hallazgos -como él mismo dice- "pueden hacer factible el descubrimiento temprano de enfermedades, incluso con anterioridad a que se manifiesten de manera física; o a que, ya en su estado avanzado, se hagan visibles en un análisis de sangre".

Llega a considerar al agua como un ser "viviente", independientemente del estado en que se encuentre, libre en la naturaleza o contenida en un organismo vivo.

Afirma Masaru Emoto: "Creo que se pueden activar dentro del cuerpo humano procesos de autodepuración del agua celular de la misma forma que es posible hacerlo con el agua que está libre en la naturaleza.

En ese sentido, he comprobado -tengo fotos que lo demuestran- que la más poderosa combinación de pensamientos en términos de capacidad de transformación y de sanación son 'amor' y 'gratitud'.

Estas palabras y las emociones positivas que generan convierten cada una de las moléculas de agua que nos componen en una estructura hermosa y equilibrada.

Por eso estoy convencido de que nuestras oraciones, meditaciones y afirmaciones ayudan a sanar".

Lo descubierto por Masaru Emoto abre interrogantes en el área de la salud y lleva a comprender el poder de los pensamientos e intenciones, para sanarnos a nosotros mismos, así como a nuestro medio ambiente.

Más información: Conferencia del doctor Maseru Emoto en Buenos Aires Argentina.16 de septiembre de 2002
http://www.sierradelagua.org/admin/archivo/docdow.php?id=94.

Identidad fisiológica entre el medio marino y el medio interno del organismo humano

Son similares las concentraciones de cada elemento químico presente en el agua de mar y en el medio interno del organismo humano.

Así como la composición mineral del océano es regulada por la actividad del ecosistema marino y esta regulación confiere a la matriz salina del agua de los océanos propiedades excepcionales, sales minerales y oligoelementos, también la homeostasis del medio interno está constantemente asegurada por los mecanismos reguladores del organismo.

René Quinton emitió la siguiente hipótesis: “Existe una identidad fisiológica entre el medio marino y el medio interno del organismo humano”.

Esta hipótesis condujo a Quinton a rodearse de un equipo médico y a utilizar en gran escala el plasma marino en solución isotónica –llamado por él «Plasma de Quinton»–.

Realizó una práctica intensa entre 1910 y 1950 en numerosos hospitales y en los Dispensarios Marinos de Quinton y Jarricot que fundó.

Las investigaciones demostraron su hipótesis así como su eficacia terapéutica. Contribuyó a salvar decenas de miles de vidas humanas.

Los principales casos tratados fueron tifus, cólera y diarreas, es decir, las enfermedades que entrañan desequilibrios hídricos en el organismo y la tuberculosis, los niños prematuros, anorexia, enfermedades de la piel y mal nutriciones graves.

Entre los medios terapéuticos, el plasma marino corresponde al punto de equilibrio del medio interno sobre el cual se construye la estructura del organismo.

Desde un punto de vista zoológico, constituye el enlace que conecta el cuerpo humano con su origen marino, con su primera herencia.

El concepto de plasma marino se basa en el estudio de dos medios: el medio interno, formado por plasma sanguíneo, plasma linfático y líquido extracelular, la homeostasis y su función específica en el metabolismo del organismo y el ecosistema marino, su equilibrio mineral y la función específica de los materiales que contiene.

El plasma marino actúa como un todo, como una sinergia de todos los minerales, catalizando el metabolismo. Induce el equilibrio mineral.

Regenerando el medio interno, favorece la actividad celular y toda la economía del organismo se ve reforzada.

Sus ámbitos de aplicación son múltiples: obstetricia, pediatría, dermatología, tratamiento de terreno, patologías digestivas e infecciosas, neurología, reumatología, estética...

El agua en el siglo XXI

La Humanidad se enfrenta en el siglo XXI a graves problemas de índole ambiental y a la crisis del agua.

Nelson Mandela en la Cumbre de Johannesburgo expresó: "El agua es el problema".

Los avances tecnológicos del siglo XX crearon la ilusión de pensar en el bienestar sobre la Tierra mediante el dominio de las fuerzas de la Naturaleza.

Glaciar

Así aparecieron graves desequilibrios ecológicos y sociales derivados del mal uso de los recursos y la desigualdad en el acceso a los bienes.

En la actualidad el agua atañe a todos, no es solamente un problema de los países en vías de desarrollo o de las generaciones futuras.

Numerosas reuniones y conferencias internacionales así lo han reconocido.

Las Naciones Unidas por la creciente preocupación de las instituciones internacionales ha declarado el periodo "2005-2015 Decenio Internacional para la Acción "El agua, fuente de vida".

Observamos que las civilizaciones en función de las características del medio natural, conforme a los conocimientos, sus capacidades técnicas de transformación y de las estructuras propias de organización política y social, crean distintas posibilidades para poder vivir y en todas ellas, el agua es la clave.

La biosfera y el conjunto de los seres vivos se desarrollan y extienden sobre la superficie hidratada de la Tierra.

¡Sin agua no sería posible la vida!

¡El agua es el sostén de la vida!

Asumir la cualidad del agua es aprender a dejar que la energía se mueva y fluya, purifique y cambie.

Fuentes:
Plasma marino y plasma humano. Su identidad fisiológica de cara a la regeneración del medio interior. Aplicación terapéutica. Philippe Goeb.
http://free-news.org
http://www.asesorianutricional.com.ar
* * * * *
"Las grandes almas tienen voluntades; las débiles tan sólo deseos".
-Proverbio chino-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar