Más allá de la genialidad en la composición de armonías, o del virtuosismo de sus ejecutantes, la música es un reflejo del alma de los pueblos y estos pequeños amantes de la “arquitectura del sonido”, nos lo demuestran.

-Violinistas de la talla mini- En la Escuela de Música Temprana aprenden a tocar de oído. Van niños de 2 a 14 años. Primero tocan con un violín de cartón. Sus padres también van a clase. "Cuando hacemos un concierto, la gente nos pregunta si nuestros niños son superdotados, porque con 7 u 8 años pueden tocar un repertorio de dos horas de violín de memoria", explica Joanvi Sanchis, uno de los profesores de la Escuela de Música Temprana de Valencia. Pero no lo son.

"Cualquier niño puede tocar el violín o el piano si se le motiva", añade. En esta escuela (con diez años de vida) enseñan con el método "Suzuki" a sus 100 alumnos. Hay niños con dos años que ya tocan; eso sí, a esa edad el violín es de cartón; aunque luego ya pasan a uno de verdad, como estos. -Oír y repetir- Según el doctor Sinichi Suzuki, cuando eres pequeño no sabes leer, pero comienzas a hablar a fuerza de escuchar y repetir las palabras. Con el método "Suzuki", el niño "primero escucha y aprende de oído, repite y se le motiva a seguir intentándolo". Es a partir de los seis años, cuando aprenden a leer partituras. Además, en este sistema, el padre juega un papel muy importante, pues aprende a tocar con el niño.

Un pequeño de tres años tiene una clase individual de unos 20 minutos, "o lo que aguante", otra de grupo y luego toca con el padre o la madre. "Suzuki no quería crear violinistas virtuosos, sino mejores personas", apunta Sanchis.

 

-Hijos de músicos- Muchos de los alumnos (tienen entre 3 y 14 años) son hijos de músicos o profesores de Conservatorio. "Buscan que los niños tengan contacto con la música, pero huyen del ambiente tradicional y competitivo de los conservatorios", comenta el profesor Sanchis. En esta escuela, "lo primero que hace el niño es sentir la música". Los alumnos desarrollan una memoria extraordinaria y una gran capacidad de atención. Dice: "Son niños muy normales, pero con una sensibilidad especial".

MÚSICOS PRECOCES: - Cuando el pequeño Mozart cumple los 4 años de edad cambia la fortuna de la casa como en un cuento de hadas. El niño prodigio deja los juguetes, pero sin dejar de jugar con la música. Toca el piano (sin conocer las notas, con un instrumento especialmente preparado para él); a los 5 ya es compositor. A los 6 se presenta ante las cortes por donde lo lleva su padre, Leopoldo Mozart, su primer y único maestro; al que hay que reprocharle que "¿explotara?" económicamente las dotes del pequeño lo mismo que las de su hermanita Anna. - También fue el padre el que enseñó a Franz Schubert los rudimentos de violín y piano. Más tarde lo confió al eminente maestro Holzner quien dijo: “Cuando pretendo enseñarle algo, ya el chico lo sabe”. Ambos genios musicales vivieron poco tiempo, pero la muerte de Schubert, a los 31 años, se lamenta más porque podría haber seguido dando al mundo creaciones magistrales. Porque, a veces, una sola palabra, un dúctil sonido, bastaban para excitar su fantasía y crear esas formas excelsas que rebasaban los límites del texto literario.

En cambio Mozart, a pesar de sus 34 años de existencia, vivió intensamente y, en cierto sentido, su obra aparece como algo completo.

- Juan Bautista Lully o Lulli nació en Florencia en 1632. Hijo de nobles pobres fue llevado a Francia donde hizo de ayudante de cocina tocando el violín a intervalos y cuando podía. A los 12 años el conde Mogent lo oyó por casualidad y se admiró de sus extraordinarias dotes. De allí a la celebridad sólo hubo un paso.

- El famoso compositor y teórico de música Juan Felipe Rameau, 1.683-1.764, ingresó al Colegio de Jesuitas de Dijón, pero salió a los cuatro años dedicándose por completo a la música, en la que se destacó siendo todavía adolescente. - Jorge Federico Haendel, compositor alemán nacionalizado en Inglaterra, a los 12 años ya era instrumentista famoso. A los 20 compuso su primera ópera. Llegó a ser en su juventud el mejor organista después de Bach (ambos nacieron en 1.685).

- Camille Saint-Saëns nació en París en 1.835, ofreció su primer concierto a los 6 años. A los 11 dio una audición en la sala Pleyel. A los 16 estrenó en la Sociedad de Santa Cecilia su primera sinfonía y a los 25 gozaba ya de reputación internacional. Antes, a los 13 años, conoció a Franz Liszt; (otro prodigio, que dio su primer concierto a los 9 años y que a los 14 estrenó una ópera en un acto).

- Jaime Laredo, violinista boliviano nacido en 1.941, ofreció conciertos a los 8 años y a los 15 actuó con la Sinfónica de San Francisco.

- El violinista Yehudi-Menuhin nació en Nueva York en 1.916. A los 7 años debutó como solista con la Orquesta Filarmónica de San Francisco y a los 8 dio un concierto en la Manhattan Opera House de Nueva York. Bartók le dedicó una sonata.

- Ernesto Teodoro Guillermo Hoffmann nació en Konigsberg en 1.776. Según Lemoine, abandonado por el padre y huérfano de madre, fue educado por el consejero Dörffert, su tío materno, quien, reloj en mano, le marcaba tantos minutos de música, tantos de estudio, de recreo, de gimnasia.... Pero el niño prodigio se daba tiempo para travesuras y para ridiculizarlo con caricaturas. A los 15 años componía música pero fue superior como literato. Despreciaba al público.

Según Mistler, una tarde la gente del teatro lo aplaudía a rabiar. Salió a escena y gritó para que todos oyesen: “¡Dios mío, perdónalos; no saben lo que hacen!”

MÚSICA EN COLORES: Es un método de iniciación musical que estimula de forma lúdica los primeros pasos de niños de edad escolar básica o pre-escolar en la interiorización de los conceptos musicales. El aprendizaje involucra a los niños en un juego de colores y gráficas musicales que lo convierten en una experiencia mucho más entretenida y dinámica para ellos y también para sus profesores.

Fuentes: 20 Minutos/Valencia http://www.lavozdelinterior.com.ar http://www.musicaencolores.com http://www.venezuela-oas.org

* * * * * "La música sería el lenguaje de la filosofía si pudiera pensar con sonidos, en vez de pensar con palabras". -Hegel-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar