Se puede visitar la obra de este gran sabio hispano-hebreo en el Museo Larreta de Buenos Aires.

El Centro de Investigación y Difusión de la Cultura Sefardí, -CIDiCSef- está abocado en el 2.004 a la conmemoración del sabio Maimónides en el 8° Centenario de su fallecimiento (1.204-2.004), promoviendo este aniversario en todos los ámbitos educativos e institucionales.

El objetivo es dar a conocer la obra de este gran hombre que fue un hito, como filósofo, educador, hombre de ciencia y precursor de la medicina psicosomática.

La UNESCO, en su sesión 120 de 1.984, señaló que Maimónides "trabajó en la unión de las grandes civilizaciones de su tiempo y realizó una sobresaliente contribución al diálogo de culturas".

Es en este marco recordatorio que destaca la presentación de la Exposición MAIMÓNIDES 800, auspiciado por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la Oficina Cultural de la Embajada de España, la Comisión de Educación de la Federación Sefardí Mundial, la Universidad Maimónides de Bs.As., la Fundación Memoria del Holocausto, Bet El, FACCMA, IWO, entre otras entidades.

La exposición está integrada por paneles, mapas, video continuo, música y banda de sonidos, rincones temáticos, vitrinas con objetos litúrgicos y profanos de la época, y, para ser vistos por primera vez en la Argentina, documentos hológrafos de Maimónides para lo cual se contó con la colaboración de la Universidad de Cambridge (Gran Bretaña).

“Nuestras felicitaciones por tan magnífica muestra, hecha con entusiasmo y erudición admirable”. Luis Prados, Consejero Cultural de España en la Argentina.

“Maimónides hoy abre las puertas de ese mañana que nos pertenece” Cesar Melis.

“Felicitaciones muy cálidas a los organizadores. La figura inmortal de Maimónides es un ejemplo cabal para los médicos de hoy: ciencia, virtud y piedad ¡Gracias por esta exposición! H. Colombo Pereyra de Navarrete.

“Ojalá, todos los seres humanos, no importa la religión, puedan gozar de esto” Eugenia Aricher.

“Que bondad, que espíritu de comprensión y admiración dejan los pensamientos y acciones de Maimónides. Sabía como unir las diversas culturas y lograr paz en los seres humanos....” Zulema Hoberman.

“...Felicito a quienes han preparado la muestra y espero que Maimónides tenga discípulos entre aquellos que tienen en sus manos tomar decisiones que involucran a pueblos, naciones y culturas” José Calandra.

“La patria de los genios es la Humanidad. Gracias a todos ellos aprendemos a ser fraternos”. O. Torres

http://www.webdelacole.com/calendario/ http://www.maimonides800.org.ar/

* * * * *

MÁS SOBRE MAIMÓNIDES: MAIMÓNIDES: 800 Aniversario de su muerte Rabí Moisés ben Maimón, conocido como Maimónides o, por su iniciales hebreas, como RAMBAM, fue el filósofo, médico, jurista y sabio más renombrado del judaísmo medieval, y una de las mayores glorias de la humanidad.

En palabras de Jaime E. Bortz: "Maimónides fue un pensador judeo-español que se destacó en los campos de la filosofía religiosa, el derecho rabínico, la exégesis de textos, la medicina y de la astronomía.

Autor de obras monumentales como la Guía de los Perplejos, el Mishné Torá, el Comentario a la Mishná y de diez obras médicas, representa el nivel más alto del pensamiento sefardí de la Edad Media.

Su obra es material de estudio permanente en ambientes académicos de diversas orientaciones".

Maimónides fue un pensador de la convivencia. Un hombre que busca no la oposición de las ideas sino la síntesis. Un pensador osado. Vivió la mayoría de su vida en el mundo musulmán, escribió su obra principal en árabe y fue citado por pensadores cristianos.

Como médico introdujo elementos innovadores, se atrevió a criticar a Galeno, resaltó la importancia de los elementos emotivos en la curación. Recomendó cuidar el cuerpo, y avanzó en la medicina psicosomática.

La UNESCO, en su sesión 120 de 1.984, señaló entre otros puntos sobre Maimónides que “su trabajo publicado en árabe fue inmediatamente traducido al hebreo... sus ideas pertenecen a la herencia cultural de la humanidad”.

En todo el mundo se han programado numerosas actividades en su honor, a las cuales se suma e-libro.net relanzando el trabajo del argentino Jaime E. Bortz: Maimónides. Biografía crítica y algunos aspectos metodológicos (Tesis), una ágil introducción a la vida y a la obra de este pensador medieval, así como una útil revisión de las experiencias del autor en su investigación.

A continuación reproducimos fragmentos de esta obra por su interés histórico:

"Para comprender la figura de Maimónides ésta debe ser encuadrada en una sociedad eminentemente religiosa y en crisis como fue la del siglo XII, en la cual el pensamiento de los grandes filósofos griegos y la ciencia de Oriente se habían ido extendiendo hacia Occidente gracias a la expansión dominante musulmana, para pasar más tarde a Europa.

Los árabes no inventaron la ciencia y la filosofía, pero tomaron los frutos de la vida intelectual helenística y el bagaje científico de las antiguas civilizaciones de Mesopotamia, Egipto, India y Persia. Los judíos que vivieron bajo el Islam participaron en forma muy activa en este proceso de asimilación, búsqueda y transmisión del saber.

Maimónides nació en un siglo de cambios y contrastes, de inseguridad y renacimiento, en una época en que la filosofía neoplatónica iba dejando paso al racionalismo aristotélico.

A partir del siglo XII con Abraham ibn Daud y Leví ben Gershon, es Aristóteles quien comienza a tomar el primer plano en la filosofía judía, fenómeno que perdurará hasta el siglo XV.

La ley judía y la filosofía no son para Maimónides categorías diferentes del pensamiento, sino la exposición en dos lenguajes distintos de las mismas verdades. La ley (Torá) y la filosofía se necesitan una a otra para llegar a la verdadera sabiduría que es el conocimiento de Dios.

Maimónides dejó su huella en el pensamiento filosófico-teológico de la escolástica cristiana dominica, especialmente en Alberto Magno y Tomás de Aquino. Su amplia obra de legislación rabínica le valió el honor de ser uno de los 23 grandes legisladores cuyas figuras en mármol adornan desde 1.949 una sala en el Capitolio de Washington, Estados Unidos de América.

Su papel en la historia de la medicina fue reconocido incluso en nuestros días, cuando en 1.953 la Facultad de Medicina de la Universidad de París colocó en uno de sus muros exteriores la figura de Maimónides curando a un niño".

http://www.e-libro.net/home/

* * * * *

INVOCACIÓN "Dios, llena mi alma de amor por el arte y por todas las criaturas.

Aparta de mí la tentación de que la sed de lucro y la búsqueda de la gloria me influencien en el ejercicio de mi profesión.

Sostén la fuerza de mi corazón para que esté siempre dispuesto a servir al pobre y al rico, al amigo y al enemigo, al justo y al injusto.

Haz que no vea más que al hombre en aquel que sufre.

Haz que mi espíritu permanezca claro en toda circunstancia; pues grande y sublime es la ciencia que tiene por objeto conservar la salud y la vida de todas las criaturas.

Haz que mis enfermos tengan confianza en mí y en mi arte y que sigan mis consejos y prescripciones.

Aleja de sus lechos a los charlatanes, al ejército de parientes con sus mil consejos y a los vigilantes que siempre lo saben todo; es una casta peligrosa que hace fracasar por vanidad las mejores intenciones.

Concédeme, Dios mío, indulgencia y paciencia con los enfermos obstinados y groseros.

Haz que sea moderado en todo, pero insaciable en mi amor por la ciencia.

Aleja de mí la idea de que lo puedo todo.

Dame la fuerza la voluntad y la oportunidad de ampliar cada vez más mis conocimientos, a fin de que pueda procurar mayores beneficios a quienes sufren.

¡Amén!"

Moisés Ben-Maimónides, el Español.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar