Una historia de amor que tuvo lugar en Kent (Inglaterra) hacia el año 200 d.C., ha sido casualmente descubierta al término de unas excavaciones.

Un equipo de arqueólogos que estaba trabajando en el yacimiento de Canterbury, sacaron a la luz el secreto de un romance amoroso justo cuando estaban a punto de recoger su instrumental.

La tumba contenía el esqueleto de una mujer, así como la única pieza de marfil que se ha hallado entera en esta zona. Se cree que esta plaquita fue colocada por el esposo de la difunta como prueba de amor eterno. “Muy fiel” Paul Bennet, el director del Canterbury Archaelogical Trust ha manifestado: “Esta tumba es especial por este objeto, la plaquita de marfil”. No era frecuente enterrar inscripciones funerarias. Apenas se han podido descifrar dos palabras: “muy fiel”.

El arqueólogo Richard Helm, que encontró la tumba, está ayudando a reunir las piezas del puzzle de esta historia. “Cuando le di la vuelta y vi la inscripción, que se distinguía claramente a la luz del sol, quedé estupefacto y emocionado”. No se conoce la identidad de la mujer, pero se supone que vivió en esta región hace 1.800 años y pudo haber sido alfarera. Los arqueólogos también creen que esta placa pudo haber sido la única posesión del esposo, y esto hace esta historia más conmovedora.

Otros objetos encontrados en la excavación han sido los restos de un hombre del Neolítico, ladrillos romanos y un dije de plata de época sajona. Todos los objetos serán exhibidos en el museo local.

FUENTE: http://news.bbc.co.uk/2/hi/uk_news/england/kent

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar