Idean un sistema para favorecer la lluvia artificial en el Mediterráneo. Una tela asfáltica propicia el fenómeno “isla de calor”, y puede lograr un aumento de hasta el 28% en las precipitaciones.

Científicos de universidades españolas (Salamanca, Alicante, Rey Juan Carlos de Madrid), belgas e israelíes trabajan en un proyecto dirigido a favorecer artificialmente la lluvia, con el objetivo, de que pueda aplicarse en el litoral mediterráneo. El sistema consiste en colocar una tela asfáltica de dos quilómetros cuadrados, para favorecer una denominada “isla de calor”. Este fenómeno -que se simuló por ordenador en un congreso en Alicante- se forma sobre la ciudad, que, por el asfalto, tiene una temperatura varios grados superior al área no urbana.

Esta diferencia hace que se aceleren las corrientes y que aumente el vapor de agua, que forma las nubes sobre el extrarradio. Estudios de la NASA reflejan que puede darse un aumento de lluvia de hasta el 28%. La técnica se ha desarrollado en el desierto de Negev (Israel), ya que las zonas mediterráneas son óptimas para experimentar por su brisa constante y humedad alta.

* * * * * Nuestra Comunidad Valenciana: Podría tener lluvia artificial en año y medio. El sistema necesita sólo dos quilómetros de costa, para proporcionar agua a un radio de 40 km., y permitir recargar los acuíferos. El litoral del Mediterráneo español, en concreto, la Comunidad Valenciana, podría adquirir un sistema de lluvia artificial y tenerlo operativo en el plazo de un año y medio. Así lo aseguró en Alicante (junio del 2.005) el investigador Jesús Vigo, tras presentar el proyecto en la Universidad de Alicante junto con el físico León Brenig, en el marco del congreso "Métodos Computacionales y Matemáticas en Ciencia e Ingeniería" (CMMSE 2.005), en el que participan cien científicos de 30 países.

El sistema, que ahora se encuentra en fase de experimentación en el desierto de Negev, en Israel, consiste en imitar la isla de calor que se produce en las ciudades colocando en sus alrededores una tela asfáltica en unos dos kilómetros de superficie. Al aumentar el vapor de agua y ascender a las capas superiores de la atmósfera, se formarían nubes y se favorecerían las lluvias en una zona de un radio de unos 40 kilómetros. Según Vigo, la Comunidad Valenciana reúne condiciones atmosféricas óptimas para desarrollar esta técnica, como es el intenso calor, una brisa constante y una humedad relativa del aire alta. “Además, el coste de implantación de estas infraestructuras es relativamente bajo, en comparación con otras alternativas, como las desaladoras o el trasvase, menos que comprar dos aviones caza F-16”, subrayó.

Sin Mantenimiento: En una superficie de dos kilómetros se haría una inversión única de 1,2 millones de euros, sin mantenimiento ni coste de funcionamiento. También cuenta con la ventaja de que funciona con la energía solar, y proporciona agua limpia para llenar los acuíferos; "cosa que no conseguiría el trasvase", indica Vigo. "Estaría listo para funcionar en nuestro país en un plazo de un año y medio, pero no debemos olvidar que su instalación depende de las administraciones".

Fuente: 20 Minutos.

* * * * * "Los libros son como los amigos, no siempre el mejor, es el que más nos gusta". -Jacinto Benavente-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar