Agosto 2010

Un grupo de investigadores de la Universidad de Utah ha desarrollado un detector de mentiras que podría ser una  alternativa más fiable que el polígrafo. El nuevo sistema se basa en examinar los ojos de la persona sospechosa.

Desviar la mirada se ha considerado siempre una señal indicativa de alguien mintiendo. Ahora un grupo de investigadores de la Universidad de Utah ha llevado esta creencia a un nuevo nivel.

Los psicólogos John Kircher, Doug Hacker, Anne Cook, Dan Woltz y David Raskin han logrado atraer el interés de diversas instituciones con su sistema, que emplea una tecnología de seguimiento de los ojos.
El esfuerzo de los investigadores para comercializar su nuevo sistema ha alcanzado un gran éxito recientemente con la concesión de la licencia de la tecnología que la Universidad de Utah le ha hecho a la compañía Credibility

Assessment Technologies (CAT). Esta empresa tiene su oficina central en Park City, Utah, y está dirigida por Donald Sanborn y Gerald Sanders.
“Este método de detección de mentiras tiene un gran potencial”, comenta Sanders. “Es un tema de alta importancia y prioridad que las agencias gubernamentales tengan los mejores y más avanzados sistemas para diferenciar la verdad de la ficción y creemos que estamos cumpliendo con ese requisito colaborando con el extraordinario estudio realizado en la Universidad de Utah”.

El seguimiento de los movimientos oculares para detectar las mentiras pasó a ser viable en años recientes, gracias a mejoras cruciales en la tecnología. Los investigadores de la Universidad de Utah son los primeros en desarrollar y evaluar el software y los métodos para aplicar eficazmente este nuevo método de análisis.
El uso del movimiento de los ojos para detectar mentiras difiere bastante de la prueba tradicional con el detector de mentiras o polígrafo. En vez de medir la reacción emocional de una persona al mentir, la tecnología de seguimiento de ojos mide la reacción cognitiva de la persona. Para hacerlo, los investigadores registran varias mediciones mientras un sujeto está respondiendo a una serie de preguntas de verdadero o falso ante un ordenador.

Las mediciones incluyen dilatación de la pupila, tiempo de respuesta, tiempo de lectura, tiempo de relectura y los errores cometidos.
Los investigadores determinaron que mentir requiere más trabajo que contar la verdad, así que comenzaron a buscar señales que delatasen cuándo un sujeto estaba trabajando por encima de lo que sería normal si dijera la verdad. Por ejemplo, una persona que está mintiendo podría tener las pupilas un poco más dilatadas de lo normal y requerir más tiempo para leer y responder a las preguntas. Estas reacciones son a menudo diminutas y requieren mediciones sofisticadas y modelación estadística para determinar su trascendencia.

“Hemos obtenido grandes resultados en nuestros experimentos”, comenta Kircher. “Son tan buenos o mejores que los obtenidos con el polígrafo y eso que aún estamos en las primeras etapas de este innovador método para determinar si alguien nos está tratando de engañar”.
Además de medir un tipo de respuesta diferente, los métodos de seguimiento de ojos para detectar mentiras aportan algunas otras ventajas con respecto al detector de mentiras convencional. Por ejemplo, la nueva estrategia promete ser mucho más barata, y requerir de tan solo una quinta parte del tiempo actualmente necesario para los exámenes con el polígrafo.
El comienzo de esta investigación comenzó hace cinco años por casualidad, cuando miembros de la facultad empezaron a discutir sobre este concepto de modo casual. Consiguieron una pequeña financiación y el Departamento de Psicología Educacional de la universidad contrató a nuevos facultativos con conocimientos relevantes. Cada miembro del equipo ocupa un lugar importante, aunque pocos pensaron que acabarían trabajando en tecnología para la detección de mentiras.

“Vine a la Universidad de Utah para hacer un trabajo sobre comprensión lectora, pero aproveché la ocasión y me involucré en esta investigación”, dice Cook. “Esto es lo divertido de este tipo de trabajo. Nos da la oportunidad de colaborar con tus compañeros y conseguir más de lo que sería posible individualmente”.
Los investigadores tienen todavía mucho trabajo por delante, pero esperan atraer financiación adicional y despertar el interés en clientes potenciales. Numerosas agencias gubernamentales, como el Departamento de Defensa y el de Aduanas, usan polígrafos regularmente para revisar a sus empleados y a los solicitantes de puestos de gran responsabilidad; y estas agencias están siempre buscando métodos más efectivos para detectar mentiras.

Fuente: www.scitech-news.com

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar