La primera mujer africana en ganar dicho galardón, nos alerta acerca de las amenazas a nuestro planeta. La ecologista keniata Wangari Maathai urge reformas democráticas para poner fin a la codicia colectiva.

Dijo que se necesitan cambio radicales para restaurar “un mundo de belleza y maravillas” superando los desafíos pendientes, desde el SIDA a la inestabilidad climática. Maathai creó una campaña que ha plantado hasta ahora 30 millones de árboles por toda África, en un intento de frenar la deforestación. “Hago un llamamiento a los líderes, especialmente de África, para expandir el espacio democrático y construir sociedades más equitativas y justas”, dijo Maathai, de 64 años, a una audiencia de mil personas, incluyendo a los reyes de Noruega Harald y Sonja. “Además, la industria y las instituciones globales deben apreciar que el aseguramiento de la justicia económica, la equidad y la integridad ecológica, son valores mayores que el beneficio a cualquier precio”, afirmó.

Añadió también, que los movimientos civiles de ciudadanos deberían ser fomentados. Maathai recogió su medalla de oro y el diploma bajo una creciente ovación, además de recibir un cheque por valor de 10 millones de coronas suecas. El Premio Nobel fue fundado en 1.895 por el filántropo sueco Alfred Nobel, diez años antes de que Noruega alcanzara su independencia de Suecia. Maathai usará este capital para expandir su movimiento "Cinturón Verde" por todo el mundo. “Estamos llamados a asistir a la Tierra, a curar sus heridas y, en dicho proceso, curarnos a nosotros también”. Su movimiento consistente en plantar árboles, en el que intervienen principalmente mujeres, tiene como propósito obtener madera para combustible, como material de construcción y para frenar la deforestación. Kenya ha perdido en los últimos 50 años el 90% de sus bosques. Este movimiento también trabaja por los derechos de la mujer, la democracia y la paz. Maathai habló de un río que ella conoció hace 50 años, cuando era una niña, donde solía ver ranas y renacuajos, y que se ha secado. “Este desafío tiene como meta devolver el hogar a esos renacuajos y a nuestros hijos un mundo más bello y maravilloso”. Ella rechazó las críticas de quienes afirmaban que un movimiento de tipo ecologista, tiene demasiado poco que ver con la paz como para justificar el premio. “La situación del medio ambiente de cualquier país es un reflejo del tipo de gobierno que haya en el mismo; y sin un buen gobierno no es posible la paz.” “Este año el Comité Noruego del Premio Nobel evidentemente ha ampliado considerablemente el concepto de paz”, ha afirmado Ole Danbold Mjoes, presidente del comité, “ya que hasta ahora los últimos premios de la Paz se habían adjudicado sólo a políticos, disidentes anticomunistas o defensores de derechos humanos”.

FUENTE: http://edition.cnn.com/2004/WORLD/europe

* * * * * “Lo decisivo para traer paz al mundo es nuestra conducta diaria”. -Krishnamurti-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar