En el siglo XI, una epidemia de peste diezmó Hungría.

Cierto día, el rey Ladislao I (1077-1096) disparó una flecha que atravesó una planta de genciana.

Creyendo que se trataba de una respuesta celestial, dio un té de esta planta a algunos de sus súbditos enfermos, los cuales, a los pocos días, sanaron. 

En el siglo XX se descubrió que la raíz de genciana contiene una sustancia antibiótica, denominada genciopicrina, la cual ha sido ensayada con gran éxito contra gérmenes infecciosos.

Es la flor del doctor Bach para el desaliento y el desánimo cuando las cosas salen mal.

En el momento en que mejoran, este tipo de desánimo tiende a desaparecer por sí solo; sin embargo, el remedio se puede utilizar para eliminar más rápidamente este derrotismo y que la persona pueda recuperarse y sentirse capaz de superarlo con éxito, en lugar de sólo desear que las cosas marchen mejor.

El estado de Gentian se confunde a menudo con el de Gorse-Aulaga, pero, de hecho, se pueden diferenciar fácilmente.

La gente en el estado Gorse se ha dado por vencida y se niega a ser animada, e incluso, cuando se les convence tratan de encontrar algún modo de asegurar a regañadientes que no vale la pena ni siquiera volverlo a intentar.

Las personas en el estado Gentian están desanimadas, pero lo intentarán de nuevo en cuanto las cosas mejoren.

La descripción del Dr. Bach
Para aquellos que se desaniman fácilmente. Pueden estar evolucionando favorablemente en la enfermedad o en las cuestiones de la vida diaria, pero ante el menor retraso o impedimento para continuar adelante se llenan de dudas y muy pronto se desaniman.

Gentiana lutea

LA-GENCIANA-BGenciana
Nombre vulgar: Genciana, unciana
Nombre científico: Genciana lutea L
Familia: Gencianáceas
Hábitat: Natural del sur y este de Europa, puede ser encontrada en montañas de naturaleza calcárea a partir de los 1000 m de altura.

Su nombre deriva de Gentio, rey de Iliria, la supuesta región del Adriático donde se originó la lengua indoeuropea.

Parece ser que este pueblo utilizaba la planta para disminuir la fiebre.

Características:
Planta perenne de la familia de las Gencianáceas de hasta 120 cm de altura.

Tallos erectos, que nacen de una raíz muy vigorosa de hasta 30 cm de longitud, blanca por dentro y marronácea en el exterior.

Hojas inferiores mucho más largas que las superiores, de color verde-amarillo y con los nervios muy destacados.

Hojas superiores sin peciolo, opuestas y puntiagudas. Flores amarillas reunidas en verticilos. Frutos en cápsula, que encierra muchas semillas.

Componentes:
– Ácidos: ascórbico, cafeico, nicotínico, oxicinámico, gentísico (raíz).

– Principios amargos: gentioflavósido, gentiopricósido, amarogentiósido, swertiamárosido, inulina (raíz).

– Alcaloides: gentianina, gentiamarina y gentialutina (raíz).

– Pigmentos: gentiosina, gentisina e isogentisina (raíz).

– Minerales: aluminio, calcio, cromo, cobalto, hierro, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, selenio, sodio (raíz).

– Fibra: pectina (raíz).

– Vitaminas: vitamina C, riboflavina (vitamina B2), niacina (vitamina B3) y tiamina (vitamina B1) (raíz).

– Aceite esencial: carvacrol, limoneno y linalol.

– Glúcidos: sacarosa, dextrosa, gentinósido, (raíz).

– Proteínas (raíz).

– Propiedades medicinales del fucus

Uso interno:
Una planta para las enfermedades del estómago y el aparato digestivo.

La genciana constituye uno de los mejores remedios contra los problemas del estómago. Por su contenido en principios amargos esta planta tiene la propiedad de aumentar la producción de jugos digestivos, por lo que abre el apetito y facilita la digestión.

El principal componente responsable de estas propiedades es la amargogentina, un principio activo que incrementa la producción de saliva, lo cual desencadena una mayor producción de bilis y jugos gástricos.

El gentiopricosido y la inulina tienen propiedades gastroestimulantes, mientras que el swertiamárosido estimula el páncreas. Por lo tanto, esta planta se utilizará en las siguientes anomalías del aparato digestivo:

– Falta de apetito: la inapetencia, causada por diferentes motivos (problemas personales, debilidad corporal, anorexia, etc.), puede ser aliviada con la ingestión de polvo de raíz macerado en agua fría durante 4 ó 5 horas.

– Flatulencia: el exceso de gases, generalmente provocado por una mala digestión, puede ser aliviado mediante la ingestión de esta planta (maceración de 1,5 gr de polvo seco por taza de agua durante 4 horas. Tomar un par de tazas al día).

– Estomacal: en estómagos "perezosos" la genciana ayuda a estimular la digestión haciendo que esta sea más favorable y más rápida, evitando al mismo tiempo la pesadez que suponen los problemas de indigestión.

(Maceración al 0,5% durante 4 horas de raíz de genciana en agua fría. Tomar un par de tazas al día antes de las comidas principales).

La genciana posee también propiedades tónicas estomacales. El incremento de los ácidos gástricos producido por sus principios amargos (amargogentina, gentiopricósido e inulina) favorecen la digestión.

El vino de genciana es famoso por sus propiedades digestivas. Existen numerosos licores que toman este ingrediente como base para la elaboración de vinos tónicos.

Uno muy fácil de elaborar se realiza con un litro de vino blanco de jerez al que se le añaden 30 gr de raíz de genciana.

Todo ello se deja macerar en un lugar cálido y sombrío de 8 a 10 días. Luego se toma una copita de este vino antes de las dos comidas principales.

– Hígado: la genciana puede utilizarse para la insuficiencia hepática ayudando a este órgano a trabajar en mejores condiciones.

Todo ello ayudará no solamente a realizar mejor los procesos digestivos, sino a evitar otros síntomas como la ictericia, la acumulación o retención de líquidos, el cansancio, etc. (maceración al 0, 2 % de raíz de genciana durante un par de días. Colar bien y disolver 400 gr de miel. Beber un par de copitas al día).

– Gusanos intestinales: el contenido en carvacrol de la genciana le otorga propiedades vermífugas, por lo que resulta adecuado para la expulsión de gusanos intestinales.

– ¿Un remedio para la gastritis y úlcera?
Algunos especialistas indican que los principios amargos de la genciana, usada con el jengibre y el regaliz, pueden ser útiles para el tratamiento de la gastritis y las úlceras.

Sin embargo, otros advierten que estos principios, al incrementar el contenido de ácidos gástricos y biliares, pueden empeorar las inflamaciones del estómago o las úlceras, y que esta planta nunca debe ser usada cuando el paciente posee acidez, causada por hiperclorhidria, inflamación o úlcera de estómago.

¡Ante la duda es mejor recurrir a otras plantas más seguras!

Una planta para incrementar la producción de la bilis
La genciana tiene el poder de actuar sobre la vesícula biliar y el hígado, siendo capaz de incrementar la producción de la bilis.

Esta propiedad se puede aprovechar en aquellos casos en que exista una insuficiencia biliar, que es una de las causas de malas digestiones.

(Maceración al 0,2% de raíz de genciana durante un par de días. Colar bien y disolver 400 gr de miel. Beber un par de copitas al día).

Una planta para el tratamiento del hipotiroidismo
La genciana posee componentes que ayudan a estimular la producción de la tiroides, por lo que su uso resulta recomendado en el tratamiento del hipotiroidismo (maceración al 0,2 % de raíz de genciana durante un par de días. Colar bien y disolver 400 gr de miel. Beber un par de copitas al día).

Una planta para tonificar el organismo, depurar la sangre y ayudar a evitar o superar las infecciones.

En situaciones de debilidad corporal, durante la convalecencia de una enfermedad, la genciana ayuda a superar la falta de energía, siendo un buen reconstituyente que restaura la fuerza del organismo.

Además de tónico digestivo, la genciana constituye un tónico general. (Maceración al 0,5% durante 4 horas en agua fría. Beber un par de tazas media hora antes de las dos principales comidas).

La genciana posee propiedades leucocitógenas, es decir, incrementa la producción de glóbulos blancos, lo cual fortalece el sistema inmunitario y ayuda a prevenir la aparición de numerosas enfermedades o a facilitar la curación de las mismas.

Como depurativo de la sangre, la genciana se utiliza para eliminar toxinas e impurezas de la corriente sanguínea.

(Infusión de media cucharadita de raíz seca en una taza de agua. Dejar reposar durante 10 minutos. Tomar dos tazas al día).

Se ha comprobado que esta planta posee propiedades antibióticas, por lo que puede utilizarse para el tratamiento de enfermedades de tipo bacteriano, tales como infecciones de los oídos u otitis, bronquitis, etc.

(Espolvorear polvo de raíz de genciana sobre una tostada con miel o mermelada. Tomar dos o tres tostadas al día. Repartir el polvo de media cucharadita entre las tres tomas).

Una planta para disminuir la fiebre
La genciana se ha utilizado como sustituto de la quinina para el tratamiento de la fiebre. (Decocción de media cucharadita de raíz seca por taza de agua. Un par de tazas al día).

Uso externo
– Calvicie: por su elevado contenido en zinc, la genciana entra a formar parte de la composición de numerosos preparados para evitar la caída del cabello. Este mismo componente puede ayudar a evitar la aparición de la caspa.

– Psoriasis: utilizada externamente, la genciana posee propiedades vulnerarias, siendo capaz de evitar la descamación que se produce en enfermedades de la piel como la psoriasis.

(Infusión de 20 gr de raíz seca por litro de agua. Dejar reposar durante un cuarto de hora y aplicar sobre la zona afectada cuando el agua se encuentre aún tibia).

Otras aplicaciones:
– Licores amargos de genciana: la genciana forma parte en muchas regiones del mundo de la preparación de licores amargos (bíteres). (Información detallada sobre los licores de genciana en el listado superior).

– Antídoto contra los venenos: durante la Edad Media esta planta se utilizó como antídoto para el envenenamiento.

– Fabricación de la cerveza: antes del descubrimiento del lúpulo, la genciana se utilizaba como aromatizante en la industria de la fabricación de la cerveza.

Contraindicaciones y toxicidad
Se desaconseja el uso de esta planta en pacientes con gastritis o úlcera péptica. Dosis elevadas de esta planta pueden producir vómitos, malas digestiones o dolor de cabeza.Genciana

No debe utilizarse con niños menores de dos años de edad. En caso de embarazo o hipertensión solamente tomar bajo prescripción médica.

Recolección y conservación
Las raíces de la genciana deben recogerse durante la primavera o el otoño, de plantas que tengan como mínimo dos años de edad.

Para preparaciones con licores se utilizará la raíz tierna.
Para preparados medicinales debe secarse al sol y guardarse en recipientes herméticos en lugar fresco y seco.

Para que las plantas medicinales proporcionen los efectos deseados debemos ingerir sus principios activos, es decir, aquellos componentes que tienen un poder curativo.

Existen plantas medicinales que pueden tomarse directamente, consumiéndolas como un alimento más, y no precisan de ninguna preparación especial.

Podríamos decir que se trata de alimentos con propiedades medicinales. Así, por ejemplo, para asimilar el licopeno contenido en el tomate no hace falta más que realizar una buena ensalada.

Con ello el organismo será capaz de apropiarse de este componente que tan bueno resulta para luchar contra el cáncer sin necesidad de hacer nada más.

Lo mismo podríamos decir de la zanahoria, los higos secos, las coles, etc.

Otras plantas son hierbas que pueden mezclarse con los alimentos, aportándoles su peculiar sabor y dándoles, al mismo tiempo, sus propiedades medicinales.

Pueden utilizarse frescas o secas, en cuyo caso debemos machacarlas para poder espolvorearlas sobre la comida.
Dentro de estas tendríamos hierbas aromáticas como el romero, la menta, el orégano, la verdolaga, etc.

Aparte de estos dos casos, la mayoría de las plantas medicinales deben someterse a un proceso que sea capaz de extraer los principios activos medicinales para que puedan ser absorbidos por nuestro organismo.

Las principales preparaciones son las siguientes:

Distintas preparaciones medicinales

Tisanas:
– decocciones
– infusiones
– jugos
– maceraciones

Preparaciones alcohólicas o aceitosas:
– infusiones en aceite caliente
– infusiones en aceite frío
– jarabes
– tinturas
– tónicos

Preparaciones de uso local:
– cremas
– compresas
– emplastos/cataplasmas
– lociones
– ungüentos

Baños:
– baños de pies
– baños de asiento
– baños de manos
– baños de ojos

Otras:
– enjuagues
– gargarismos
– pesarios
– supositorios
– vaporizaciones

Medidas interesantes a tener en cuenta

Peso:
1 pellizco = 2 g
1 cucharadita = 5 g
1 cucharada = 10 g
1 puñado = 35 g
1 onza = 28,35 g

Volumen:
20 ml Una cucharada
150 ml Un vaso/una taza de té
350 ml Un tazón

Especies de genciana
Existen en el mundo unas 400 especies de gencianas. La mayoría de ellas crecen en zonas frías de montaña, fundamentalmente en lo que se conoce como prados alpinos.

LA-GENCIANA-DTodas ellas presentan flores tubulares, que nacen desde la primavera al otoño, la mayor parte de colores azulados, aunque también pueden encontrarse de color amarillo, blanco o rojo.

Además de la genciana amarilla (Genciana lutea), que es la más conocida por sus propiedades medicinales, existen muchas especies de genciana, la mayoría de ellas con propiedades similares, aunque muchas de ellas no figuran en las referencias como remedios naturales.

Entre todas, podemos mencionar las siguientes:
– Gentiana acaulis: originaria del sur de Europa, se caracteriza, como su nombre científico indica, por la ausencia de tallo.

Las hojas forman rosetas al nivel del suelo. Sus flores azules son muy grandes y poseen manchas verdes en la garganta.

– Gentiana andrewsii: aparece en los prados del este de Norteamérica. Alcanza hasta 60 cm de altura. Se la conoce como genciana botella, por la forma de sus flores azul-violeta oscuro, que nacen en verano y se mantienen semicerradas.

Los indios la utilizaron habitualmente como remedio contra las mordeduras de serpientes. Se le reconocen también propiedades aperitivas y digestivas.

– Gentiana amarella: posee un rizoma anual de color amarillo, muy tortuoso. Flores de color azul púrpura, cuyos extremos se abren con el sol dándole la forma de una estrella de 5 puntas.

– Gentiana bellidifolia: natural de Nueva Zelanda, es una de las pocas gencianas con flores de color blanco. Como su nombre indica, posee hojas que recuerdan a la margarita.

– Gentiana catesbaei: muy utilizada por los indios norteamericanos para curar el dolor de espalda, así como los problemas digestivos y circulatorios.

– Gentiana cruciata: presenta hojas en forma de cruz. Se ha utilizado como tónica y estomacal. En medicina homeopática se usa para combatir la ronquera y el dolor de garganta.

– Gentiana dinarica: natural de los Balcanes, presenta una roseta de hojas elípticas. Flores acampanadas solitarias de hasta 8 cm, que nacen en verano.

– Gentiana farreri: natural del sur de la China y el Tíbet. Presenta flores azules con una banda blanca.

– Gentiana kurro: utilizada en veterinaria como remedio para engordar los animales, posee propiedades estomacales, tónicas y febrífugas.

– Gentiana macrophylla: con propiedades para remediar las almorranas, la artritis, la ictericia y rebajar la fiebre.

– Gentiana punctata: de hasta 60 cm de altura, se caracteriza por sus flores amarillo verdosas, manchadas de marrón. Florece a finales de verano.

– Gentiana quinquefolia: se le reconocen propiedades medicinales para el tratamiento de la malaria.

– Gentiana purpurea: se ha utilizado como remedio contra el cáncer.

– Gentiana scabra: es la genciana con mayor número de propiedades medicinales atribuidas.

Entre todas, además de sus propiedades estomacales y tónicas, se encuentran su capacidad para remediar el dolor, para tratar los reumatismos, las inflamaciones, el hígado, los resfriados o las anginas.

Usada externamente, se utiliza para el tratamiento de los ojos doloridos, para tratar la conjuntivitis y para remediar la vaginitis o inflamación de la vagina, el picor generalizado o los abscesos con pus.

Entre sus más curiosas propiedades atribuidas se encuentra su capacidad para incrementar la memoria.

– Gentiana verna: forma rosetas de hojas en el suelo de las montañas, fundamentalmente de suelos calizos y calcáreos. Sus flores, de un azul muy vivo, se abren a partir de un cáliz tubular en forma de estrella de cinco puntas. Al igual que la genciana acaulis contiene principios amargos.

– Gentiana villarsii: de hasta 1 metro de altura, posee flores amarillas con puntos marrones.

Otras gencianas:
– Gentiana adsurgens
– Gencitana barbata
– Gentiana campestris
– Gentiana crassicaulis
– Gentiana dahurica
– Gentiana decumbens
– Gentiana lagodechiana
– Gentiana manschurica
– Genciana olivieri
– Gentiana paradoxa
– Gentiana pannonica
– Gentiana pneumonanthe
– Gentiana puberulenta
– Gentiana Purdomi
– Gentiana rigescens
– Gentiana septemfida
– Gentiana straminea
– Gentiana thunbergii
– Gentiana triflora
– Gentiana tubiflora
– Gentiana villosa

Fuentes:
http://www.botanical-online.com
http://arismartin.com
* * * * *
“Nosotros no podemos gobernar el viento, pero podemos ajustar las velas para que no nos dirija a su antojo” (Anónimo).

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar