El viejo de las piernas cortadas se quedó mirando una hiedra, y oyó a su acompañante ecuatoriano que le decía:

"Así hay que agarrarse a la vida, señor, que...

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar