Charla Presentación, Viernes 2 de Abril, 20,30 “Buscando el bien de nuestros semejantes encontraremos el nuestro”. (Platón)

Mucho se ha hablado y se seguirá hablando sobre las enseñanzas de Platón.

La siguiente frase de Emerson, en boca de H.P.Blavatsky, nos lo confirma: “De Platón en adelante, todo el pensamiento occidental es Platón”.

Si bien la afirmación anterior puede parecer muy contundente, podemos citar a filósofos y escritores tan actuales como Lou Marinoff (“Más Platón y menos Prozac” y “Pregúntale a Platón”) o al recientemente mencionado en esta misma web, José Saramago (“La Caverna”) entre otros, para reafirmar la validez de las palabras anteriormente citadas.

Por la "forma filosófica" de encarar la vida de este gran hombre, tuvo un gran peso y autoridad moral, no sólo sobre sus conciudadanos, sino sobre sus coetaneos y como no, en nuestra misma sociedad.

Ese "peso moral" estaba en todos los aspectos de la vida: política, religión, justicia y educación. Esta última es una de las columnas más importantes para asentar una sociedad firmemente consolidada, afianzada en unos buenos y sólidos cimientos, que puedan permitir a los ciudadanos vivir la bondad, la belleza y la justicia.

Él no teoriza; él demuestra con su ejemplo, al poner en práctica todo aquello que enseña, que se puede ser bueno en los actos, bello en los deseos y justo en las decisiones, y si no se puede lograr, en principio, por lo menos intentar llevarlo a la práctica.

Tanto en “Las Leyes” como en “La República” deja ver Platón que lo esencial en la educación es impartirla desde la infancia, desde la fase más temprana y más tierna del niño, en la que es más fácil educarlo.

Por medio de esta educación cabe la posibilidad de alcanzar esa tan soñada libertad, que no es sino el conocimiento de uno mismo. Platón también nos enseña que: "Nadie yerra voluntariamente”, ya que la voluntad no puede querer nunca el mal sabiendo que lo es, puesto que la voluntad humana tiene un fin, y no es justamente el de destruirse ni dañarse, sino el conservarse y construirse.

Para Platón, el conocer no es saber lo que está fuera, sino al revés: “Conocer es recordar lo que está dentro de nosotros”. Las cosas son sombras de las Ideas, y estas cosas son símbolos; ya que nos hablan de las Ideas y nos permiten conocerlas por medio del recuerdo.

* * * * *

“Hacer filosofía es explorar el propio temperamento, pero al mismo tiempo tratar de descubrir la verdad” -Iris Murdoch-

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar