Las emociones del alma se reflejan en nuestro cuerpo a través de alteraciones somáticas.

Por otro lado, los conflictos del mundo interior a veces con expresiones corporales.

 

El viejo de las piernas cortadas se quedó mirando una hiedra, y oyó a su acompañante ecuatoriano que le decía:

"Así hay que agarrarse a la vida, señor, que...